La inclusión social, tema central de la Cumbre Ibeoroamericana en Bolivia

Por Manuel Robres Sosa

Aunque se da por segura una declaración de solidaridad con Bolivia en la XIII Cumbre Iberoamericana, el gobierno anfitrión espera muestras de apoyo ante la delicada situación económica que afronta. Un comunicado especial dedicado a la situación boliviana cuenta ya con el consenso de los gobiernos participantes en la cita a realizarse el viernes y sábado próximos en esta ciudad del oriente boliviano.

El pronunciamiento, al que tuvo acceso Prensa Latina, está motivado por la vasta protesta social que el 17 de octubre último obligó a renunciar a Gonzalo Sánchez de Lozada a la Presidencia tras una violenta represión con más de 80 muertos, según cifras no oficiales.

Plantea “el testimonio de nuestro afecto y solidaridad con la nación boliviana que ha vivido recientemente dolorosos acontecimientos que ha logrado superar desde el respeto a las instituciones y al orden institucional”. Otorga un respaldo pleno al presidente Carlos Mesa, y sus esfuerzos “por fortalecer la democracia y el Estado de Derecho, promover los derechos humanos e impulsar el progreso económico y las oportunidades para todos los bolivianos”.

Tras pronunciarse por el consenso nacional para resolver los problemas bolivianos, exhorta a un diálogo constructivo y sereno, en un clima de tolerancia y respeto a la diversidad.

Paralelamente, según anunció durante el fin de semana el canciller Juan Ignacio Siles, se elabora un plan de ayuda a Bolivia, sugerido por países como Brasil y Perú, para someterlo a consideración de los gobiernos asistentes. El proyecto se inscribe dentro de los esfuerzos oficiales por lograr pronta ayuda económica para salvar la crítica situación de los próximos meses, asistencia solicitada en días pasados por Siles a las fuentes de cooperación internacional.

Tanto el presidente Mesa como el líder opositor Evo Morales han advertido, desde distintas ópticas, que la posibilidad de nuevos estallidos sociales como el de octubre se repitan debido a que el modelo económico (neoliberal) vigente en Bolivia no ha satisfecho las necesidades sociales.

El jefe de Estado apuntó el pasado viernes en una cita preparatroria de la XIII Cumbre, que también es posible que acontecimientos similares ocurran en otras naciones latinoamericanas.

La delicada situación económica de los países de la región y el consiguiente deterioro de la credibilidad del sistema político, fue constatados por otra parte en un foro euro-latinoamericano de comunicación que se realiza aquí en vísperas de la reunión de gobernantes.

LA SEDE DE LA CUMBRE

Ubicado en el centro mismo de América del Sur, lo que le da carácter de tierra de encuentros, Bolivia es un país que combina la diversidad cultural y geográfica con una apasionante historia llena de grandes luchas sociales.

Fundada el 6 de agosto de 1825, cuando se desmembró de Perú, Bolivia sufrió desde entonces importantes pérdidas territoriales, la más significativa la de sus costas, a manos de Chile, en la llamada Guerra del Pacífico del siglo XIX, que enclaustró al país, por lo que recuperar un acceso propio al mar es su principal reivindicación nacional.

Con una extensión de un millón 98 mil 581 kilómetros cuadrados, su territorio se divide en nueve departamentos, 112 provincias y 314 municipalidades.

El último censo nacional, de 2001, estimó la población en ocho millones 280 mil 184 habitantes, de los cuales cinco millones 135 mil 230 viven en el área urbana y tres millones 126 mil 954 en zonas rurales.

Su diversidad geográfica se expresa en tres regiones naturales o áreas marcadamente diferentes: Cordillera, a una altitud de tres mil a cuatro mil metros sobre el nivel del mar; Valles, ubicados entre mil 500 y tres mil metros de altitud; y Llanos, por debajo de los mil 500 metros de altitud.

Su diversidad cultural alberga una población con fuerte presencia indígena, por lo cual sus idiomas oficiales son el español, el quechua, el aymara y el tupi guaraní; siendo el primero el más hablado, mientras el quechua y el aymara predominan en el occidente andino y el tupi guaraní en el oriente tropical.

Su territorio, mayoritariamente despoblado, es rico en minerales, petróleo y gas, este último con reservas de una magnitud tal que perfila a Bolivia como centro de abastecimiento y distribución de energía en la subregión sudamericana.

A lo largo de la historia, los bolivianos han sufrido la explotación a gran escala de plata, goma, estaño y otras riqueza, que han drenado al exterior, sin haber beneficiado a la población ni haber servido para el desarrollo nacional; lo cual determina un gran celo ciudadano por los recursos naturales.

Cuenta además con recursos forestales, agrícolas, piscícolas y ganaderos, entre otras riqueza, pero, paradójicamente, es considerado el país más pobre de América del Sur, con altos índices de pobreza, desempleo, mortalidad infantil y otros males sociales.

Ese explosivo contexto ha sido uno de los factores de grandes luchas sociales que, bajo diversas modalidades, han buscado superar la dramática situación social, la última una gran movilización de bases sociales que, reprimida con un saldo de más de 80 muertos, obligó en octubre pasado a renunciar a la Presidencia a Gonzalo Sánchez de Lozada.

El cargo fue asumido por el Presidente Carlos Mesa, un prestigioso periodista e historiador que será el anfitrión de la XIII Cumbre Iberoamericana y cuyo ascenso al gobierno motiva expectativas de atención a las demandas sociales.

Las ciudades más importantes son La Paz y el vecino municipio de El Alto, así como Santa Cruz, en el oriente, y Cochabamba, en la región central.

LA INCLUSIÓN SOCIAL

Santa Cruz, capital del departamento del mismo nombre, el de mayor dinamismo económico del país, fue designada sede de la XIII Cumbre Iberoamericana, prevista para el 14 y 15 de noviembre próximo. La inclusión social, sobria alusión a cientos de millones de latinoamericanos marginados, enriquecerá esta semana la variada temática tratada por las cumbres iberoamericanas desde su inicio, en 1991.

El tema de fondo cobró cuerpo dramáticamente con un estallido social que obligó a un cambio de gobierno en el país sede, por lo que habrá en la XIII Cumbre Latinoamericana un pronunciamiento de solidaridad con Bolivia, eventualmente acompañado de acciones concretas de apoyo.

Los tópicos tratados por el foro de gobernantes de América Latina, España y Portugal, han ido girando hacia la angustiante situación social, en el transcurso de las 12 cumbres celebradas hasta ahora.

El estreno del foro concebido como espacio de diversidad y discusión abierta de los grandes problemas comunes, tuvo cono escenario la hermosa ciudad mexicana de Guadalajara, que define esos alcances.

La segunda cita cimera, en Madrid en 1992, comenzó a darle contenido al foro, al aprobar los primeros programas de cooperación en los campos educacionales y científicos, como el Fondo Iberoamericano para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

La legendaria ciudad brasileña de Bahía albergó la III Cumbre y tuvo como tema “Agenda para el desarrollo, con especial énfasis en el desarrollo social”, reflejo de la creciente preocupación de pueblos y gobiernos por combatir la pobreza.

Cartagena de Indias, hermosa joya del Caribe colombiano, reunió a los gobernantes iberoamericanos en la cuarta cita, en 1994, que trató sobre “Comercio e Integración como elementos del desarrollo iberoamericano”.

La V Cumbre, en San Carlos de Bariloche, Argentina, trató en 1995 sobre “La Educación como factor esencial para el desarrollo socioeconómico”.

Chile fue sede de la sexta reunión, que en 1996 debatió sobre “Gobernabilidad para una democracia eficiente y participativa”, tema motivado por obvias insuficiencias de la democracia representativa en la región.

Isla Margarita, Venezuela, cobijó la VII Cumbre en 1997, cuyo tema central fue “Los valores éticos de la democracia”.

La VIII Cumbre se fue otra vez a Europa, en concreto a Oporto, Portugal, en 1998, y trató sobre “Los desafíos de la globalización y la integración regional”.

La Habana fue anfitriona de la IX Cumbre de 1999, cuyos debates giraron en torno a “Iberoamérica y la situación financiera internacional en una economía globalizada”.

“Unidos por la niñez y la adolescencia, base de la justicia y la equidad en el nuevo milenio” fue el tema de la décima cita, realizada en Panamá en 2000.

En Lima, “Unidos para construir el mañana” fue al año siguiente el tópico optimista y esperanzados que trataron los presidentes, en la XI reunión, la cual hizo una somera evaluación del primer decenio de las cumbres iberoamericanas.

En la XII Cumbre, en la República Dominicana, 2002, la gobernabilidad y el Estado de derecho fueron los temas centrales, y además se trató sobre turismo y desarrollo sostenible.

————————–
Fuente
: cubadebate