Posición de Cuba

Cuba no es ajena a los retos que enfrenta el mundo en la actualidad para garantizar integración social a su población en general y especialmente a sus generaciones jóvenes, que arriban a la vida social en circunstancias difíciles. El país ha sufrido durante este último período de revolución la peor crisis económica de su historia con efectos sobre el nivel de vida de la población, a pesar de los esfuerzos para redistribuir equitativamente sus impactos y evitar el aplastamiento de algún grupo social.
Su papel relevante a partir del triunfo de la Revolución en múltiples tareas productivas, culturales y defensivas vitales para el país, convirtió al grupo juvenil en un segmento estratégico para el desarrollo nacional. 

Educación y Empleo

La escolarización de los adolescentes es muy alta. Está regulada por decreto la obligación de obtener hasta el noveno grado y la asistencia a la escuela con ese fin. La educación es gratuita y el país cuenta con las instalaciones y los recursos humanos calificados necesarios para los diferentes niveles de enseñanza.

La juventud potenció su participación socio-política a partir de una fuerte inserción social, resultante de las nuevas condiciones creadas para el acceso a la educación a todos sus niveles y al empleo. Se elevaron los niveles de instrucción y calificación hasta situar el promedio de escolaridad en noveno grado, pero más de la mitad de la juventud tenía enseñanza media superior o universitaria. El acceso a las universidades se hizo masivo y llegó a alcanzar un porciento considerable de la población entre 18 y 23 años.

Se conservan áreas de fuerte actividad para el sector juvenil, precisamente en la esfera educacional que dieron respuesta a importantes necesidades del momento como suplir la carencia de maestros y profesores para dar cobertura masiva a las demandas de enseñanza del numeroso grupo de estudiantes. Así, muchos jóvenes participaron en movimientos por la educación, como el Movimiento de Monitores en todos los niveles de enseñanza, el Destacamento Pedagógico y las Brigadas Pedagógicas en el nivel medio, el Movimiento de Alumnos Ayudantes en el nivel superior, incorporación en los programas de Profesores Emergentes e integrales.

Simultáneamente, la juventud logró una elevada inserción laboral, garantizada por la política de pleno empleo vigente en el país. Pero esa incorporación al trabajo no solo fue significativa en el plano cuantitativo sino también en el cualitativo, al concentrarse en actividades económicas y sociales vitales para el país, obreros industriales, profesionales, técnicos y científicos.

También se plantearon demandas de participación en tareas laborales de primer orden para el país, las que en una gran proporción fueron asumidas por los jóvenes en las denominadas “Obras de Choque de la Juventud” y se generalizó el sistema de combinación de estudio-trabajo con las Escuelas al Campo y Escuelas en el Campo.

La educación de los pequeños y jóvenes se convierte en una obligación para la familia y en un seguimiento por parte de varias organizaciones sociales que llega incluso a la localización de los muchachos que por alguna razón abandonan la escuela para incorporarlos a los cursos de superación para jóvenes que brindan nueva oportunidad de superación.

Salud

Son ampliamente conocidos los esfuerzos y programas realizados en Cuba para disponer de un sistema de salud gratuito, de cobertura universal, moderno y eficiente, que brinde a su población un elevado nivel de protección y larga expectativa de vida. A pesar de las dificultades en el orden económico, se ha mantenido una atención priorizada a este sector, incluyendo el desarrollo de un sistema de atención que cubre a todo el país y que ha hecho posible alcanzar y sostener importantes logros en esta esfera.

Se ha aprobado para todo el país la extensión de la atención a los adolescentes hasta los 17 años 11 meses y 29 días en los hospitales pediátricos. La ejecución de esta modificación se concibió por etapas y comprende en la primera a todos aquellos adolescentes con enfermedades crónicas que arriben a los 15 años, el requisito para su cumplimiento es que el adolescente y sus padres estén de acuerdo. Se ha considerado esta condición, en atención a la variabilidad individual tan grande que se observa en la adolescencia.

Todas las provincias ofrecen atención diferenciada a los adolescentes en los hospitales pediátricos, las consultas para éstos se realizan en días de la semana y locales donde sólo concurre este grupo de edad, y siempre por el mismo personal en las diferentes especialidades, dicho personal debe haber expresado previamente su motivación para hacerlo.

En la atención primaria de salud se plantea trabajar en función de estructurar un movimiento que contribuya a mejorar la calidad de la atención a la salud del adolescente, especialmente dirigido a la identificación y modificación de factores y conductas de riesgo, que constituyen los problemas fundamentales para este grupo poblacional.

Identificados dentro de la sociedad, hacia este sector se dirigen campañas preventivas y se realizan estudios que ayuden a determinar intereses, preocupaciones y motivaciones de este grupo social.

Deporte Recreación y Cultura

Cuba dispone de un Programa de Recreación Física que responde a la misión de la Dirección Nacional de Recreación (DNR) del Instituto Nacional de Deporte y Recreación (INDER) que tiene como objetivo Incrementar las opciones, proyectos y servicios de Recreación física en los centros educacionales, Consejos Populares y demás objetivos priorizados, haciendo de cada escuela el principal centro en la comunidad para las actividades recreativas destinadas a la sana ocupación del tiempo libre por parte de nuestra población.

El INDER a su vez ha establecido un conjunto de actividades organizativas, técnicas metodológicas destinadas a perfeccionar la labor que, desde las escuelas, barrios, asentamientos poblacionales y otros objetivos de la comunidad desarrollan sus especialistas y activistas, en el afán de que la recreación física resulte una alternativa permanente y sistemática para la ocupación del tiempo libre de la población cubana.

Las escuelas como instituciones básicas, resaltan como centros generadores de actividades recreativas, la celebración masiva y generalizada de competencias interbarrios, de festivales deportivos y planes de la calle, entre otras acciones.

Una muestra significativa de los procesos de inclusión social en las acciones del Programa de Recreación Física en Cuba es la atención a los establecimientos penitenciarios, sobre la base de garantizar la práctica sistemática del deporte, de la Educación física y la promoción de salud.

En el plano cultural son muchos los proyectos que se crean actualmente desde las propias localidades urbanas y rurales para llevar la cultura, tal es el caso de la formación de Instructores de arte con centros escolares especiales en su formación a lo largo del país cuyo propósito es extender la cultura y disfrute de la misma a todas las comunidades y centros de enseñanza de la nación. Sus jóvenes integrantes imparten conocimientos en las especialidades de música, danza, teatro o artes plásticas a los cientos de miles de niños matriculados en los diferentes centros escolares de nuestro país, estimulando sus posibilidades de creación y apreciación artísticas. Además existen las diversas escuelas de arte en todas las manifestaciones que permiten desarrollar los talentos artísticos de los estudiantes con vacación para las artes. La continuidad de estudios se evidencia con las compañías profesionales de teatro, danza, música que existen en el país.

En Cuba existen diversas entidades que responden al interés de los jóvenes como la Unión de Jóvenes Comunistas UJC fortaleciendo el trabajo político ideológico entre los mismos y asumiendo protagonismo dentro de la “Batalla de ideas” que lleva el pueblo cubano cuya vanguardia es la juventud.

 

Fuentes:

Indicadores de la situación de salud de la adolescencia en Cuba

Superación: infinitas posibilidades para los jóvenes cubanos

Juventud cubana y participación social: desafíos de una nueva época